Secretos Milenarios Mayas de la Luna

La luna es uno de los elementos más enigmáticos e importantes dentro de la mitología maya, al grado de que se elaboró un calendario a partir de su observación. Se le identifica también con la diosa Ixchel y se le atribuyen como poderes la creación de vida y la fecundidad. Se cree que ejerce gran influencia sobre los habitantes del planeta, los mares, las mujeres y la agricultura. Hoy en día, los milperos de la Península de Yucatán siguen venerando a este astro en costumbres relacionadas con la siembra. ¿Quieres saber más? Acompáñanos a descubrir algunos enigmas de la luna.

Desde siempre, este astro celeste que domina los cielos nocturnos ha mostrado ser de gran importancia por sus efectos en los mares y ciclos de vida. Los mayas, siendo tan observadores y científicos, también pudieron percatarse de su influencia en el flujo de la marea, en las cosechas y en la fecundidad, así que se dedicaron a identificar sus fases. Ellos ya sabían que la luna llena es la que más poder tiene sobre los seres vivos, por esto aprovechaban estos días para realizar sus siembras, para la pesca, porque los peces se acercan más; al igual que para el comercio y para algunos rituales como la elaboración de pócimas y medicinas, entre otros.

Principalmente en la agricultura la luna sigue rigiendo la siembra de algunos cultivos dependiendo de sus fases o la estación. Los mayas observaron la savia, las resinas y líquidos de las plantas y frutos, relacionando sus propiedades y sabor hasta lograr identificar la mejor época para sembrar cada uno. Estas costumbres se fueron heredando y se conservan hasta hoy, por lo que podemos decir que estás a punto de conocer algunos secretos milenarios. ¿Estás listo?

Siembra frutos que crecen sobre la tierra en luna llena: hablamos de tomates, chile, pepino, melón, sandía, calabaza. Pero si lo que buscas es obtener plantas de hojas, flores y tallos como el cilantro, repollo, lechuga, yerbabuena, epazote, chaya y nopal, hazlo en luna creciente. En tanto para obtener mejores granos y semillas como son el maíz, frijol y lentejas, date tiempo de sembrar en luna menguante. Finalmente, los frutos bajo la tierra como la cebolla, ajo, remolacha (betabel), rábano, zanahoria, cacahuate, camote, jícama y papa son ideales para sembrar en luna nueva. Si tienes una planta y la quieres podar para que crezca mejor, hazlo en luna menguante o luna nueva. Para hacer injertos espérate a la luna llena.

Con esta valiosa enseñanza de los mayas estamos seguros que podrás planear mejor tus siembras y aprovechar la influencia de cada fase de la luna para obtener mejores frutos.

Fuente: Yucatán Today / Violeta H. Cantarell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *