AGENDA 2030 Y LOS OBJETIVOS PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE: OPORTUNIDAD PARA EVALUAR EL PED-COLIMA, 2016-2021

En memoria al Mtro. Salvador Olvera Cruz (+)
Enrique Álvarez Navarro

(XIV Parte)

Vida Submarina

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible generan un marco para ordenar y proteger de manera sostenibles los ecosistemas marinos y costeros de la contaminación terrestre, así como abordar los impactos de la acidificación de los océanos. Mejorar la conservación y el uso sostenible de los recursos oceánicos a través del derecho internacional también ayudará a mitigar algunos de los retos que enfrentan los océanos. El Objetivo 14 de la Agenda 2030 es un acuerdo que fue adoptado en septiembre de 2015 para prevenir y reducir la polución marina hasta 2025 y minimizar el impacto de la acidificación de los océanos. (Ver Matriz para el Seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS)

FUENTE: ONU, Consejo Económico y Social (ECOSOC), “Informe del Grupo Interinstitucional y de Expertos sobre los Indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 29/02/2016”. / Elaboración Enrique Álvarez Navarro, “Propuesta Ciudadana a la Comisión para el Cumplimiento de la Agenda 2030 de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO)

Panorama Global

Las acciones del mundo, su temperatura, composición química, corrientes y vida son el motor de los sistemas globales que hacen que la tierra sea un lugar habitable para los seres humanos. La forma en que gestionamos este recurso vital es fundamental para la humanidad y para contrarrestar los efectos del cambio climático.

Los medios de vida de más de 3,000 millones de personas dependen de la biodiversidad marina y costera. Sin embargo, el 30 % de las poblaciones de peces del mundo está sobreexplotado, alcanzando un nivel muy por debajo del necesario para producir un rendimiento sostenible.

Los océanos también absorben alrededor del 30 % del dióxido de carbono generado por las actividades humanas y se ha registrado un 26 % de aumento en la acidificación de los mares desde el inicio de la revolución industrial. La contaminación marina, que previene en su mayor parte de fuentes terrestres, ha llegado a niveles alarmantes: por cada kilómetro cuadrado de océano hay un promedio de 13,00 trozos de desechos plásticos.

Datos y Cifras

-Los océanos ocupan tres cuartas partes de la superficie de la tierra, contienen el 97 % del agua de la tierra y representan el 79 % del espacio vital del planeta por volumen.

-Más de tres mil personas dependen de la diversidad biológica marina y costera para sus medios de vida.

-A nivel mundial, el valor de mercado de los recursos marinos y costeros y las industrias correspondientes se calcula en tres mil billones anuales o cerca del 5 % del PIB mundial.

-Los océanos contienen cerca de 200,000 especies identificadas, pero las cifras pueden ser del orden de millones.

-Los océanos absorben aproximadamente el 30 % del dióxido de carbono CO2 producidos por los seres humanos, son importantes reguladores del clima. Si no se toman medidas para limitar el calentamiento y la acidificación de los océanos se corre el riesgo de que los océanos perturben el clima.

-Los océanos constituyen la mayor fuente de proteínas del mundo, ya que más de 2,600 millones de personas dependen de los océanos como fuente primaria de proteína.

-La pesca marina directa o indirectamente emplea a más de 200 millones de personas.

-Los subsidios para la pesca contribuyen a la rápida desaparición de muchas especies de peces y minan los esfuerzos por salvar la pesca mundial, y por este motivo la industria deja de ingresar unos 50 mil millones de dólares anuales.

-Se considera que hasta un 40 % de los océanos del mundo se ven sumamente afectados por las actividades humanas, lo que incluye la contaminación, el agotamiento de los recursos pesqueros, la pérdida de hábitats costeros. (ONU- Objetivos de Desarrollo Sostenible, 2015)

Logros-Avances

Sobre los logros alcanzados en la implementación de la Agenda 2030, la Secretaría de las Naciones Unidas (ONU), en el mes de julio pasado presentó su “Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, 2017”. Con relación al Objetivo 14 en apretada síntesis, extraigo párrafos del documento:

“La pesca es una fuente de alimentos y medios de vida para miles de millones de personas en el mundo. Sin embargo, son también extremadamente vulnerables a la degradación ambiental, el cambio climático y la pesca excesiva. Si la pesca no se gestiona de manera sostenible y se pesca de forma excesiva, la producción de comida disminuye, el financiamiento de los ecosistemas se ve impedido y se amenaza la biodiversidad. La proporción de población de peces marinos a nivel mundial que sufre la pesca excesiva (es decir, a niveles biológicamente insostenible) aumentó de 10 % en 1974, a 31 % en 2013. Sin embargo, la tendencia se ha enlentecido y parece estabilizado entre 2008 y 2013.

“De las 10 especies más productivas para la producción de la pesca marina en 2013, la mayoría fueron de pesca plena, mientras que algunas poblaciones fueron consideradas como pesca excesiva. Por ejemplo, se considera que la merluza atlántica está sujeta a pesca excesiva en el noreste del Atlántico y el 41 % de las especies principales de atún han sido ubicadas en la misma categoría. Las poblaciones que sufren de pesca excesiva requieren estrictos planes de gestión para reconstruir la abundancia de las poblaciones a sus niveles de productividad plenos y biológicamente sostenibles…”, destaca el documento.

Problemas Estatales

Falta una política estatal para el fomento y desarrollo integral de la pesca y la acuacultura; los principales problemas y debilidades del sector se han detectado, los siguientes: Disminución de las poblaciones pesqueras de importancia comercial; falta de estudios para conocer la dinámica poblacional de las principales especies pesqueras, comerciales y alternativas; aplicación de artes de pesca prohibidos y poco selectivos, así como la captura en sitios de refugio y en épocas de reproducción y crianza; nulo control sobre el esfuerzo pesquero sostenible con los socios de la cooperativas; intermediarismo y coyotaje en la comercialización de los productos de la región; carencia de programas de desarrollo y capacitación; infraestructura inadecuada para el almacenamiento, distribución y comercialización de productos; contaminación en la zona generada por las actividades del puerto, y afectación en los arrecifes naturales por el paso de las embarcaciones pesqueras, entre otros.

Nota: De acuerdo a cifras de CONAPESCA en 2013, la producción total en Colima alcanzó las 37 mil 945 toneladas. FUENTE: CONAPESCA-Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, “Anuario Estadistico de Acuacultura y Pesca, 2013”./ Elaboración Enrique Álvarez Navarro, “Colima: Agenda Estadística para la Competitividad Estatal”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *