México y EE. UU. abren una Ventana al Cerebro

Por Dalia Patiño González

Tonantzintla, Puebla. 7 de septiembre de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- Ventana al Cerebro es un proyecto que desarrolla un implante de cerámica transparente a base de zirconia (ZrO2) y busca ser una herramienta innovadora no solo para la detección sino también para el tratamiento de lesiones cerebrales a través de métodos ópticos.

El proyecto binacional, llamado Síntesis de Materiales Ópticos para Bioaplicaciones: Investigación, Educación, Reclutamiento y Alcance (SOMBRERO, por sus siglas en inglés), también ha permitido incorporar en los últimos años a cerca de 50 estudiantes de posgrado y doctorado en el quehacer científico.

El trabajo para Ventana al Cerebro no se realiza de forma aislada sino que hay colaboraciones entre los grupos multidisciplinarios que participan, de instituciones como el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), la Universidad de California en Riverside y la Universidad de California en San Diego, el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) y el Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Somos un total de nueve investigadores principales en este proyecto, seis de la Universidad de California —Guillermo Aguilar (líder por la parte estadounidense), Javier Garay, Lorenzo Mangolini, Masaru Rao, Huinan Liu y David Binder— y tres de México — Juan Hernández Cordero, del Instituto de Investigaciones en Materiales de la UNAM, Rubén Ramos García, del INAOE, y yo—”, explicó en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt el doctor Santiago Camacho López, del CICESE, líder del equipo mexicano.

El doctor Santiago Camacho añadió que, además de los investigadores principales y sus equipos, existen al menos 10 participantes tanto a nivel posdoctoral como investigadores consolidados, quienes se suman al trabajo y aportación de los estudiantes de maestría y doctorado que año con año se integran a este proyecto.

“Ventana al Cerebro incluye una constante colaboración de investigadores; por ejemplo, el trabajo que realizo en el CICESE y que tiene que ver con el procesamiento óptico de este cerámico se vincula muy de cerca con el grupo que hace el desarrollo del material, esto para optimizar las propiedades y características ópticas de la ventana, en función del procesamiento óptico que nosotros hacemos de este material; por eso la comunicación es constante, para retroalimentarnos entre unos y otros y así perfeccionar el desarrollo de este implante”, refirió el doctor Santiago Camacho.

Entre las disciplinas o áreas que participan en Ventanas al Cerebro están ingeniería biomédica, óptica, ciencia de materiales, neurociencias, ingeniería mecánica, biología, así como otras cinco subdisciplinas derivadas de estas ciencias.

La idea de este proyecto, concebida en 2010 y desarrollada en 2012, logró un financiamiento en 2015 a través de la Fundación Nacional para la Ciencia (NSF, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de México, de casi seis millones de dólares.

“Queremos proporcionar a los neurocirujanos una posibilidad de hacer tanto diagnóstico como tratamiento no invasivo de lesiones cerebrales, sin tener que tocar físicamente el tejido cerebral, a través de este implante y de herramientas ópticas y luz láser, en caso de que exista un daño que tratar”, reiteró el doctor Santiago Camacho.

Formación multidisciplinaria

David Halaney es un estudiante de doctorado en ingeniería mecánica de la Universidad de California que participa en el proyecto Ventana al Cerebro. Al igual que 50 estudiantes de posgrado y doctorado de más de siete disciplinas diferentes, colabora con investigadores de la UC que tienen como finalidad perfeccionar el implante que reemplazará secciones del cráneo para permitir el acceso visual al tejido cerebral.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, David Halaney recuerda que su participación en este proyecto ha sido progresiva, prácticamente desde que cursaba la carrera de biología. Al trabajar de cerca en este proyecto se perfiló su especialidad hacia ingeniería mecánica, destacando la importancia de la colaboración multidisciplinaria.

…leer mas en: CONACYT Agencia Informativa

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *