Tercer Foro Franco Mexicano de Ciencia, Tecnología e Innovación: una alianza por el futuro

Tercer Foro Franco Mexicano de Ciencia, Tecnología e Innovación: una alianza por el futuro

Por Chessil Dohvehnain

San Luis Potosí, San Luis Potosí. 4 de junio de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- Del 29 al 30 de mayo se llevó a cabo el Tercer Foro Franco Mexicano de Ciencia, Tecnología e Innovación en la capital de San Luis Potosí, que conjuntó a especialistas e investigadores de Francia y México ante la presencia de personajes destacados de la investigación científica y la diplomacia internacional, en la búsqueda de fortalecer la colaboración binacional en materia de innovación tecnológica y ciencia.

La búsqueda de nuevas formas de financiamiento a investigadores en un marco internacional fue unas de las recomendaciones finales desde las ciencias sociales.

El foro que ha tenido lugar en el Centro de las Artes de la capital potosina permitió un intercambio de experiencias que, mediante la discusión de iniciativas de colaboración, casos de éxito en investigación internacional, políticas públicas y problemas comunes, ha buscado el fortalecimiento de las relaciones de investigación e innovación franco mexicanas.

“Es muy importante para San Luis Potosí porque queremos mover estos eventos de la Ciudad de México. Sabemos que ahí se encuentra la mayor concentración de científicos en el país, pero también necesitamos dar espacio a los grupos que hay en diferentes estados de la república. Y San Luis Potosí es sin duda un estado que ha consolidado un grupo de investigadores entre las universidades públicas y privadas junto a los centros Conacyt. Aquí hay un clúster de conocimiento y estamos empeñados en que este clúster sea visto no solo a nivel nacional sino internacional”, comentó en entrevista el director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Enrique Cabrero Mendoza.

Colaboración científica para un futuro que nos alcanzó

Frente a la presencia de la embajadora de Francia en México, Anne Grillo; el rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, Manuel Fermín Villar Rubio, y personajes como Alain Beretz, director de Investigación e Innovación del Ministerio Francés de Educación Superior, el prestigioso matemático y político francés Cédric Villani comenzó una travesía por la ciencia mediante una reflexión en torno a las implicaciones que la inteligencia artificial tiene para un mundo que parece creer que aún se trata de algo imposible de alcanzar realmente.

El otrora ganador de la Medalla Fields (el Nobel de las matemáticas) acertó al afirmar que los algoritmos propios de la llamada inteligencia artificial (IA) ya están en funcionamiento en el sector salud, en las redes sociales y en la biomecatrónica, así como en muchos otros campos de la actividad humana cotidiana. Pero que además de entender que la IA y su desarrollo obedecen a cuestiones tecnológicas, también se necesita comprender que surge de la mano con un contexto de competencia económica entre las potencias del mundo.

“Se creía que las máquinas no nos sobrepasarían, pero la IA no es más que algorítmica perfeccionada. La IA se volvió una cuestión cultural cargada con algunos clichés propios de la ciencia ficción. Pero más allá de esto hay cosas que deberían preocuparnos también, porque la IA se está insertando en la vida humana cotidiana. Los países y los gobiernos dedican mucho tiempo y dinero para desarrollarla”, refirió el investigador, diputado por el departamento de Essonne de París desde el año pasado.

Para el también presidente del Grupo Parlamentario de Evaluación de Ciencia y Tecnología (Opecst, por sus siglas en francés) y director del Instituto Henri Poincaré de París, los impactos de los avances recientes en el campo de la IA le han valido la consulta por parte del gobierno de su país natal para crear el impactante informe titulado Por una inteligencia artificial significativa: hacia una estrategia francesa y europea (también llamado Reporte Villani), que ha cimentado la actual política nacional que el gobierno de Emmanuel Macron implementará en los próximos cinco años para convertirse en un país líder en el campo del desarrollo de inteligencia artificial.

“La IA viene con su lote de mezclas y temores. Hay todo tipo de preguntas legales, éticas y científicas sobre el uso de los algoritmos para IA. Es poderosa pero también puede llevarnos a cometer errores. Hay que tener en mente, siempre, que la responsabilidad tiene que ser del humano si se produce una catástrofe. Hay un humano que es responsable en alguna parte y no podremos decir que fue culpa del algoritmo”, reflexionó el investigador.

Sin embargo, tales ambiciones responden a la necesidad de enfrentar un mundo hipercomplejo, cuyos problemas necesitan de la colaboración transdisciplinar de los diversos campos del saber humanos en un trabajo en equipo, para el que los jóvenes investigadores del mañana están siendo preparados desde ambas naciones, entendiendo que esto solo será posible si se consolidan las llamadas sociedades con economías del conocimiento.

“México es uno de los países emergentes con una economía dinámica que podría dar el brinco a una economía basada en el conocimiento si nos ‘ponemos las pilas’. A partir de ello, el país podría convertirse en un caso de éxito a la par de países de primer mundo. Pero en primer lugar está el asunto del capital humano. Necesitamos ampliar el capital humano altamente calificado en un país como el nuestro. Sin eso, el tránsito hacia una sociedad del conocimiento será complicado”, afirmó el director general del Conacyt, Enrique Cabrero.

Uno de los paneles principales versó sobre los retos de las políticas públicas para la ciencia, tecnología e innovación, donde se contó con la participación del doctor José Luis Morán, físico y presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, así como las reflexiones de Cédric Villani en torno a la necesidad que tienen los científicos por involucrarse imperativamente con la sociedad y la política regional y nacional, con el objetivo de garantizar la supervivencia de la ciencia en un mundo con muchos desafíos.

En tal sentido, para el director general del Conacyt, la manera de alcanzar el potencial para enfrentar retos como los que Francia está previendo, será garantizando una mayor inversión en ciencia y tecnología, así como la promoción de la vinculación entre el sector científico-académico con el sector privado y la industria, con un capital humano de calidad que convenza, mediante su preparación, de que se cuenta con la capacidad de hacer frente a los problemas culturales, económicos, ambientales, de salud y tecnológicos que actualmente enfrenta no solo México, sino la humanidad.

“Tenemos un número inédito en la historia del Conacyt de más de 63 mil 300 becarios a la fecha, mediante un gran esfuerzo. Y estamos convencidos de que ese es el camino: necesitamos cada día más capital humano altamente calificado con maestrías y doctorados”, señaló Enrique Cabrero Mendoza.

Sin embargo, también reconoció que aún falta mucho trabajo por hacer, ya que la demanda de oportunidades va en aumento y cada año aparecen más y más jóvenes investigadores que buscan la ocasión para desarrollar sus capacidades en una situación nacional de complejidad que Francia reconoce.

…leer mas: CONACYT Agencia Informativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *