Cerveza artesanal, ¿una industria competitiva?

Cerveza artesanal, ¿una industria competitiva?

Por Karla Navarro

Ensenada, Baja California. 27 de julio de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- La compra de un pequeño kit para preparar cerveza en casa fue su pasaporte para adentrarse, hace 11 años, al mundo de la cerveza artesanal.

Sentado en una de las mesas de su establecimiento, localizado en San Antonio de las Minas, a unos 30 kilómetros de la zona centro de Ensenada, Lewis McAnally, productor de cerveza artesanal bajo la marca Media Perra, sonríe cuando recuerda aquella primera experiencia preparando la popular bebida.

“Era como preparar una sopa Campbell’s”, comparó entre risas, pues aunque todavía no tenía experiencia produciendo cerveza, le pareció que el kit era casi como un juego y dejaba poco espacio para la creatividad.

Pero la semilla de lúpulo había sido plantada. McAnally, uno de los primeros productores de cerveza artesanal de Ensenada, emprendió la búsqueda de recetas, tipos de malta, levadura y el lúpulo necesarios para elaborar su cerveza en casa y compró los insumos en Estados Unidos, una práctica común en el sector de la región.

“Vas a estos lugares, compras tu grano, ellos tienen molino, te facilita todo ese proceso. Fue para hacerlo en pequeño, todavía hablando de cinco galones, pero de ahí empiezas a crecer”.

A partir de entonces, comenzó a escalar: consiguió barriles de acero inoxidable perforados de la parte superior para usarlos como ollas, los adaptó con llaves y compró un quemador de gas lo suficientemente grande que instaló en su patio con una base de ladrillos; la producción ascendió a 60 litros.

Lewis McAnally.

“Poco a poco, sin darte mucha cuenta, te empiezas a hacer de cierta herramienta que te va sacando de tu casa y te va enviando a tu patio”, cuenta McAnally, proceso del que destaca que el crecimiento nunca fue con una visión de negocio sino como un pasatiempo.

La capacidad actual de la cervecería de McAnally es de un BBL, unidad de medida utilizada por los cerveceros que equivale a unos 159 litros, cantidad que además es el promedio de producción de la mayoría de los cerveceros artesanales de la localidad.

Su transición de productor casero a establecido no fue rápida. De los 11 años de experiencia en la elaboración de cerveza, tan solo los últimos dos años ha comercializado desde su sala de degustación, cuya construcción implicó la solicitud de créditos a instancias gubernamentales.

En su trayectoria como productor, McAnally ha observado el despunte de un sector económico en auge: “El sector ha crecido mucho, y no nada más ha crecido, se ha posicionado a nivel nacional entre las mejores cervezas y las mejores cervecerías del país, está creciendo mucho el sector y no solo en Baja California, en todo el país”.

¿Qué condiciones han estimulado el crecimiento de la producción de cerveza artesanal en Baja California? Científicos del Instituto de Investigación en Innovación, Emprendimiento y Cambio Social (Innsignia), del Centro de Enseñanza Técnica y Superior (Cetys) Universidad, realizan un estudio para conocer los factores que inciden en la competitividad de este sector, considerado entre las industrias creativas y culturales de la región.

Espuma de estímulos
En 2016, el Congreso del Estado de Baja California reformó la Ley del Impuesto sobre Alcoholes y Bebidas Alcohólicas para otorgar un costo preferencial a los permisos para apertura de microempresas de cerveza artesanal y sus salas y boutiques de degustación.

Para el doctor Mayer Cabrera Flores, investigador de Cetys Universidad, la reforma legislativa promovida por los propios cerveceros artesanales incentivó la proliferación de productores que encontraron mejores condiciones para la comercialización.

“El acierto del gobierno fue escucharlos y hacer la modificación pero también hay que reconocer que eso fue por impulso de los propios cerveceros, no fue una iniciativa del gobierno”, subraya en entrevista.

A través de la investigación que desarrolla en conjunto con la doctora Alicia León Pozo, también académica de Cetys Universidad, Mayer Cabrera detectó como un estímulo para el crecimiento de las cervecerías artesanales los créditos que ofrecen dependencias estatales como la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) y la Secretaría de Turismo (Secture).

Otras dos variables fueron detectadas por los investigadores como estimulantes de la industria de la cerveza artesanal en la región. La primera relacionada con su condición de industria creativa, lo que la atañe a procesos de innovación que los propios productores identifican tanto en la elaboración de recetas y preparación de la cerveza, como en el manejo de la imagen y marca.

La segunda variable es la capacidad de colaboración, una práctica constante entre los productores y que los investigadores asocian con el hecho de que la mayoría de los cerveceros se incorpora a esta actividad como un pasatiempo y no con un objetivo empresarial o comercial.

…leer mas en: CONACYT Agencia Informativa

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *