¿Cuál es el “estado de salud” de la costa yucateca?

¿Cuál es el “estado de salud” de la costa yucateca?

Por Marytere Narváez

Mérida, Yucatán. 27 de septiembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- Con una calificación B (regular) fue diagnosticado el estado de salud de la costa yucateca, a partir de una evaluación realizada por el Laboratorio Nacional de Resiliencia Costera (Lanresc), en conjunto con instituciones científicas y asociaciones civiles del sureste, que tuvo como resultado la elaboración de la Tarjeta de reporte para la costa yucateca 2017.

Cobertura de manglar, población de flamencos, calidad del agua, condición de la playa, anidación de tortugas, cobertura de pastos marinos, frecuencia de marea roja, fueron los siete indicadores seleccionados para evaluar el estado de salud de la costa del estado a partir de los trabajos realizados por diferentes instituciones de la península de Yucatán.

En entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, Paulo Salles Afonso de Almeida, investigador del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), describió que la calificación B fue derivada del promedio de los resultados obtenidos del análisis de los siete indicadores en las cuatro regiones principales de la costa del estado.

“Quiere decir que, en promedio, las calificaciones de los siete indicadores en las cuatro regiones —en conjunto 28 indicadores menos dos que aparecen en gris, es decir, 26 indicadores— da B, no necesariamente quiere decir que todo está regular, si se quiere ver como algo general, da una calificación de ‘regular’, pero a detalle hay una variabilidad mayor”, describió el también coordinador del Lanresc.

La Tarjeta de reporte para la costa yucateca 2017 está disponible para su descarga en el sitio web del Laboratorio Nacional de Resiliencia Costera (Lanresc). Fue coordinada por el Lanresc, con la participación de la Facultad de Ciencias, el Laboratorio de Ingeniería en Procesos Costeros (LIPC) y la Facultad de Química de la Unidad Académica de Ciencias y Tecnología de la UNAM en Yucatán; el Instituto Tecnológico de Sonora, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Sedums Yucatán), Pronatura Península de Yucatán (PPY) y Niños y Crías A.C.

¿Para qué sirve una tarjeta de reporte?

Las tarjetas de reporte están diseñadas para evaluar la salud de un ecosistema y monitorear los cambios positivos y negativos a lo largo del tiempo, proporcionando información adicional al conocimiento científico sobre plantas, animales, hábitats y procesos clave en los ecosistemas de una región.

La Tarjeta de reporte para la costa yucateca se desarrolló utilizando un proceso que consta de cinco etapas y los resultados se obtuvieron a partir de un análisis de los indicadores que representan agentes de cambio y recursos clave. Además, estos indicadores permiten establecer una línea base ambiental para priorizar programas de monitoreo con el fin de apoyar estrategias de manejo y toma de decisiones.

De acuerdo con la Tarjeta de reporte para la costa yucateca 2017, estos indicadores están basados en la información disponible y en resultados de investigaciones científicas, y son considerados de fácil comprensión para el público en general. Cada indicador se compara con valores umbrales para establecer si su condición es “buena”, “regular” o “mala”.

“Otros indicadores podrían haber sido interesantes pero no teníamos acceso a los datos o los datos no existían, entonces ese también fue un criterio que tuvimos que decidir”, apuntó Salles Afonso.

Un aspecto sobresaliente es que los datos de cuatro de los siete indicadores de la tarjeta de reporte fueron proporcionados por el Laboratorio de Producción Primaria del Cinvestav, a través de las investigaciones de tesis de estudiantes de licenciatura, maestría y doctorado que, en palabras de Jorge Herrera Silveira, coordinador del laboratorio, han trabajado con compromiso y profesionalismo.

“No sé cuántos laboratorios tienen la oportunidad de monitorear durante más de 20 años muchas variables con diferentes componentes, y esto es gracias a cada uno de los estudiantes que ha pasado por este laboratorio, por eso quiero reconocer el trabajo de todos ellos”, resaltó durante la presentación de la Tarjeta de reporte para la costa yucateca 2017.

Monitoreo, necesario para la conservación de la biodiversidad

De acuerdo con Herrera Silveira, el proceso de elaboración de la tarjeta de reporte —desarrollada por un equipo de trabajo muy heterogéneo— resaltó la falta de programas de monitoreo, uno de los aspectos críticos más evidentes que han sido mencionados en diversos foros por algunos expertos.

“Hay muchos investigadores con mucha información valiosa pero apenas están empezando a formular los primeros datos de cómo esa información puede decirnos cómo está el ambiente. Es a través del monitoreo como podemos saber si esa variabilidad que observamos es el producto de las condiciones naturales o realmente es debido a un impacto”, apuntó.

En México, instituciones como la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Comisión Nacional Forestal (Conafor) llevan a cabo programas de monitoreo, pero aún es necesario ampliar estos esfuerzos e incluir acciones como establecer, apoyar o ampliar programas científicos, gubernamentales o de la sociedad civil, así como establecer programas de observación y ciencia ciudadana con voluntarios.

“Ya hay trabajos para ver cómo están cambiando los ecosistemas, pero se está en ese proceso y por ello es muy importante establecer programas de monitoreo para poder incorporar esos nuevos indicadores”, apuntó Herrera Silveira.

Herramienta de comunicación pública de la ciencia

De acuerdo con Jorge Herrera Silveira, el formato de la tarjeta de reporte es muy accesible al público general. En la primera página presenta un resumen de la información con diagramas ilustrativos, logrando llevar a los usuarios información útil.

La Tarjeta de reporte para la costa yucateca, una de las primeras en su tipo que se realiza en México, es el resultado del esfuerzo conjunto de muchas personas y es un ejemplo de cómo presentar la información científica para los tomadores de decisión y la sociedad civil, “para que sea de utilidad y haga de utilidad el trabajo que están haciendo muchos de los grupos de investigación”, indicó el investigador.

Para el investigador nacional nivel III, la tarjeta de reporte debe de tener una frecuencia de entre tres y cinco años para que se genere información suficiente. Mientras tanto, es importante iniciar el estudio de sitios específicos donde probablemente se presenten problemáticas ambientales.

“Muchos laboratorios han trabajado, por ejemplo, la laguna más bonita del mundo, que es Celestún, y tienen información de ese sistema, entonces probablemente se podría hacer una tarjeta de reporte de Celestún para impulsar datos más específicos y dar la oportunidad de tener mayores herramientas a los que tienen interés particular en esos sitios”.

La tarjeta de reporte es un formato de socialización de los resultados de proyectos de investigación que ya ha sido probado en países como Estados Unidos y ha derivado en acciones concretas, por lo que se espera que en Yucatán pueda generar un impacto ambiental positivo a partir de su publicación y difusión.

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *