Pescadores restauran recursos del mar en la Ensenada de La Paz

Pescadores restauran recursos del mar en la Ensenada de La Paz

Por Joel Cosío

La Paz, Baja California Sur. 5 de noviembre de 2018 (Agencia Informativa Conacyt).- En la Ensenada de La Paz, en el estado de Baja California Sur, la comunidad de pescadores El Manglito, en conjunto con Noroeste Sustentable, A.C. (NOS) —asociación dedicada a promover prácticas sustentables—, restaura las pesquerías de moluscos bivalvos de callo de hacha (Atrina maura), almeja catarina (Argopecten ventricosus), almeja chocolata (Megapitaria squalida) y almeja blanca (Spisula solida).

El esfuerzo de restauración surge del anhelo de los pescadores por tener una ensenada con abundante callo de hacha y almeja catarina, principalmente.

Enrique Méndez Camacho, pescador de la comunidad, rememoró que el primer paso hacia la restauración de las pesquerías requirió del compromiso de suspender el aprovechamiento de los moluscos bivalvos hasta el restablecimiento óptimo del recurso natural.

Suspender actividades fue la decisión colectiva más difícil que tuvieron que afrontar porque dependían casi en su totalidad de los ingresos de la limitada pesca de callo de hacha.

“Sinceramente, esa decisión fue bastante difícil para nosotros, porque decir: ‘Vamos a dejar de pescar’, es como decir: ‘¿Qué vamos a llevar a nuestras casas?’. Empezamos a trabajar la pesquería de escamas, con apoyo en gasolina de NOS, ese fue un soporte que a nosotros nos ayudó a tomar la decisión de no pescar el callo de hacha. Gracias a esa decisión, cada año la ensenada se ha ido recuperando más”, mencionó Méndez Camacho.

La agrupación de pescadores concuerda que para la recuperación de las pesquerías de callo de hacha y almeja catarina, así como otras especies bentónicas de la ensenada, la colaboración con NOS e investigadores y técnicos del Centro Regional de Investigación Pesquera de La Paz (CRIP La Paz) del Instituto Nacional de Pesca (Inapesca) ha sido fundamental.

La temporada 2006 de captura de callo de hacha fue la última en que extrajeron abundante cantidad del recurso marino. Desde aquel año, hasta 2011, la extracción del recurso fue disminuyendo gradualmente a causa de la sobrepesca en la zona.

Los pescadores aún no contaban con adecuada capacitación y asesoría técnica para desarrollar pesquerías sustentables.

“En ese año (2006) hubo mucho callo de hacha e incluso se pescó sin control, era sacar, sacar y sacar, después la pesca disminuyó. Nosotros cambiamos bastante nuestra mentalidad, ahora los mismos pescadores estamos pescando de manera distinta, siempre con la idea de la sustentabilidad de por medio, sin llegar a la sobrepesca, monitoreando la ensenada para que otras personas no extraigan el producto ilegalmente. También hemos evaluado bastante bien nuestros recursos y hemos pescado únicamente por zonas previamente seleccionadas”, detalló Méndez Camacho.

Esfuerzos de restauración de pesquerías

El presidente de Noroeste Sustentable, el ingeniero Alejandro Robles González, mencionó que a petición de los pescadores de la comunidad, comenzaron a evaluar los recursos pesqueros de la Ensenada de La Paz y desarrollar el programa de restauración integral de múltiples pesquerías.

Esta temporada 2018 de captura de callo de hacha, los pescadores tienen un límite de aprovechamiento de 128 mil organismos por zonas de extracción.

Otro resultado importante es la reintroducción de almeja catarina en la Ensenada de La Paz, que desde la década de 1980 se agotó, a causa de la sobrepesca y el impacto de huracanes en la ensenada.

“Las primeras acciones fueron reintroducir la almeja catarina y acordar la no pesca del callo de hacha”, rememoró Robles González.

“En el caso del callo de hacha, se evaluó la población para determinar si se podía pescar o no; en el caso de la almeja catarina, se trajeron individuos de los que empezamos a introducir las semillas, que se preengordaron en jaulas y corrales y que al final se liberaron a la ensenada”, continuó.

Dentro de los esfuerzos de restauración de la ensenada, se echó al mar más de medio millón de almeja catarina. A partir de 2016, los pescadores empezaron a detectar una mayor población de la catarina, sin embargo, aún no en cantidades aprovechables.

…leer mas en: CONACYT Agencia Informativa

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *