EL COLÁGENO, ÍNTIMAMENTE LIGADO A LA ARQUEOLOGÍA

EL COLÁGENO, ÍNTIMAMENTE LIGADO A LA ARQUEOLOGÍA

En la UNAM utilizan esa proteína ultrafiltrada para datar huesos

El colágeno es una proteína producida naturalmente por el cuerpo. Es importante para mantener las células firmes y unidas: brinda estructura, firmeza y elasticidad a huesos, piel, músculos, ligamentos, tendones y articulaciones.

Cuando el organismo reduce su producción, envejece, por lo que a su alrededor se ha desarrollado toda una industria, en parte enfocada a la cosmetología. No obstante, esa proteína está íntimamente ligada a la ciencia, y en la UNAM la utilizan para datar por carbono 14 huesos de importancia arqueológica, aunque estén dañados.

Los huesos están formados en un 30 por ciento por colágeno, así que por años se ha trabajado en laboratorios especializados para recuperarlo de piezas antiguas. “Fechamos muestras, que generalmente se degradan, desintegran, contaminan o se rompen, así que el procedimiento con colágeno ultrafiltrado es común en esta área, explicó Corina Solís Rosales.

La responsable del Laboratorio de Preparación de Muestras, del Laboratorio Nacional de Espectrometría de Masas con Aceleradores (LEMA) del Instituto de Física (IF), resaltó que por cinco años se han dado a conocer. “Vienen arqueólogos de toda la República y personas que requieren nuestros servicios por su giro de estudio”.

Cuando se hace datación por carbono 14 en un cuerpo enterrado por largo tiempo, se intenta elegir la molécula que pertenezca a la muestra original; en el caso del hueso es el colágeno, la parte con más carbono, y por tanto la que los científicos buscan obtener.

Colágeno ultrafiltrado

El colágeno ultrafiltrado consiste en extraer del hueso la molécula de colágeno intacta, por ser la que mantiene el carbono unido covalentemente. Con 100 microgramos se obtienen 100 microgramos de carbono, suficientes para la datación por carbono 14.

Durante la preparación de la muestra, se trata químicamente al hueso para eliminar los contaminantes. “Lo datamos midiendo la concentración de carbono 14 que queda”.

En el LEMA se data casi cualquier hueso, pero se prefieren los lisos, que son densos y tienen menos posibilidad de degradarse, concluyó.

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *