¿Sabes cuantos cuartos tiene la Casa Morisca?

¿Sabes cuantos cuartos tiene la Casa Morisca?

A ver…. a ver, les basta con 25 cuartos, porque esos tiene. Con una decoración diferente cada uno… y como complemento de una locura, todos los techos y paredes son de diferentes colores.

En su decoración tan pronto ves técnicas muralistas del gran Miguel Ángel, o estilos mudéjar en sus pinturas y estucos, lo mismo que en su estructura.

Tiene vestíbulo, inmensos salones, Una gran Cúpula remata el vestíbulo, las puertas llenas de vitrales en sus remates y el pórtico de entrada, esta integrado de dos arcos que impresiona.

Los innumerables pasillos que te llevan a las habitaciones tienen un estilo europeo.

En los vitrales con detalles árabes se observa el uso de todas las técnicas antiguas de la elaboración del vidrio, plasmados con dibujos de rosas de ocho pétalos, que denota otra locura del dueño, ya que se nota en todos los rincones la repetición de este número, ocho puertas, ocho ventanas, Ocho. Ocho….ocho…¡Dios mío!

La puerta de acceso principal esta llena de una ostentación increíble de dibujos de herrería  con arabescos y cristal esmerilado.

Bueno después de este paseo increíble por esta casa o palacio de los cuentos infantiles, Para no dejar coja o inconclusa esta reseña vamos a dar datos históricos de la misma.

¿Quién se pudo haber atrevido a construir una casa así en Mérida Yucatán, en lugar de hacerla en el país adecuado?

 Pues fue un español que vino a Mérida llamado Genaro Pérez Santos y se casó con María Alzina.

Se regresa luego a España y encarga los planos de la casa con sus indicaciones.

Vuelve a Mérida y empieza su construcción en 1908, para terminarla en 1909.

 Poco le duró el gusto, habitándola con su familia, en el año 1915, se entera de la venida de Salvador Alvarado y pone de inmediato «pies en polvorosa» es decir huye a vivir a Cuba.

Tiempo después fallece en la bella isla y la viuda regresa a Mérida, pero en una decisión sensata no ocupa «La Casa Morisca» y la da en arrendamiento.

En 1920 la ocupa el Consulado de los Estados Unidos», hasta 1930.

Finalmente la viuda la vende en el año de 1932. Luego el afamado ginecólogo Dr. Fernando Narváez Aguilar instala su Casa de la Maternidad de 1932 a 1940.

Posteriormente la ocupan familias pobres y bodegas, no se sabe el ¿Porqué?

Para acabar en manos de la Familia Madahuar Pavía y luego del Sr. José Chapur Zahoul. En 1991 la restaura totalmente el Arq. Eduardo Millet Cámara.

Fuente-Se tomaron algunos datos del libro «Cuentos Asombrosos» (2) del gran maestro e historiador Roldan Peniche Barrera.

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *