La Huella, una cooperativa de trabajo que lucha por la integración social y laboral dentro del Hospital Borda

La Huella, una cooperativa de trabajo que lucha por la integración social y laboral dentro del Hospital Borda

Se trata de una empresa social que opera como dispositivo de salud mental e inclusión laboral integrando a sus pacientes a través de la carpintería. A pesar de que realiza esta labor hace 10 años, hay preocupación tras el pedido de mudanza del espacio que ocupaban dentro del Neuropsiquiátrico

Se llama Cooperativa de Trabajo La Huella y hace una década que desarrollan la tarea de enseñar reciclado, diseño y producción de muebles en el Hospital José Tiburcio Borda. Desde ese espacio llevaron adelante el imprescindible cometido de permitir que muchos pacientes que antes estaban aislados y sin alternativas de integración se incorporaran a un grupo en el que lograron alcanzar objetivos que parecían inalcanzable: establecer redes y vínculos con el mundo externo al Hospital, desarrollar habilidades en un oficio, generar ingresos y abandonar su condición de internos.

Para quienes diseñan y piensan las estrategias de la cooperativa, lo comercial es un factor que lleva a una reconstitución de la red social por excelencia: «Cuando éramos tribus primitivas que peleábamos unas con otras, el comercio era la zona donde se volvía a reconstruir lo social y se intercambiaban mercancías y conocimientos. Poder comerciar es poder estar de vuelta. Te certifica», reza la misión de la institución.

Desde hace 10 años, la Cooperativa de Trabajo La Huella enseña reciclado, diseño y producción de muebles en el Hospital Borda

El trabajo de La Huella es reconocido en todo el país. Sus asociados han viajado por nuestro país y el exterior, invitados para compartir su experiencia. En el año 2017 recibieron la Declaración de Interés Parlamentario del Honorable Congreso de la Nación, y en el 2018 la Declaración de Interés Legislativo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Sin embargo, hace un año fueron notificados que deben dejar el espacio que utilizan. Sus integrantes dicen no contar con uno alternativo en buenas condiciones y tamaño suficiente que pueda alojar tanto a los usuarios de salud mental que la integran como a sus maderas, herramientas y equipos comprados con el fruto de su trabajo. Esta situación ha generado angustia e incertidumbre en los integrantes de la cooperativa.

La Huella realiza una tarea que es pionera: se conformó como una cooperativa integrada por los mismos pacientes del Hospital (que son socios) y forman parte del consejo de administración. También incorporó talleristas que son derivados por los equipos médicos del Hospital tanto desde consultorios externos como pacientes internados.

Su objetivo es que los internos puedan desarrollar habilidades en un oficio, generen ingresos y abandonen el neuropsiquiátrico

La Huella es una de las instituciones elegidas por estudiantes de universidades privadas y públicas para hacer sus prácticas y pasantías. Además, ha cosechado a lo largo del tiempo innumerables vínculos institucionales y afectivos con otros emprendimientos que tienen el mismo sueño a lo largo del país.

En el año 2017, por una iniciativa de la cooperativa, se organizó la Red de cooperativas sociales, que actualmente nuclea más de 30 experiencias de este tipo en Argentina. Por todo esto, La Huella debe continuar trabajando en un lugar digno. Así poder continuar creando productos de carpintería, tapizados y ebanistería con un diseño exclusivo, cargado de identidad.

Fuente: infobae

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *