La nueva psiquiatría: menos fármacos, más enfoques holísticos

La nueva psiquiatría: menos fármacos, más enfoques holísticos

La psiquiatría trata con fármacos. La alternativa es un enfoque holístico que los integra en procesos de crecimiento y de trascendencia personal.

Psicosis, depresión, bipolaridad, ansiedad, hiperactividad… Los trastornos mentales o enfermedades psiquiátricas son ya en España la segunda causa de baja laboral y el tercer grupo de enfermedades en gasto sanitario tras el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

En nuestro país se consumieron, en 2010, 33 millones de unidades de antidepresivos y 52 millones de tranquilizantes. Todo indica que, desde entonces, las cifras habrán aumentado.

El panorama es similar en Europa y mucho peor en Estados Unidos, donde la mitad de la población tiene ya alguna clase de diagnóstico psiquiátrico, en especial, los niños. Se calcula que unos veinte millones de niños en todo el mundo consumen psicofármacos. En muchos casos, estos tratamientos se administran de por vida.

¿Cuáles son las razones para esta especie de plaga bíblica? ¿Tan mal nos hemos organizado como sociedad? ¿Qué podemos hacer para frenar o revertir esta situación que los organismos internacionales de salud nos presentan como alarmante e irreversible?

El cambio de enfoque que porpone la nueva psiquiatría

El primer paso que proponen corrientes como Nueva Psiquiatría en España es ver de otro modo estos trastornos: quizá descubriríamos que muchos no deben considerarse enfermedades sino experiencias integradas en procesos vitales y de crecimiento personal.

Esta visión más abierta y global nos puede ayudar a comprender que existen factores de salud que relacionan lo físico, lo mental, las emociones y las inquietudes espirituales, todo ello en un equilibrio dinámico que implica momentos de cambio, de desequilibrio, provocados por el mero hecho de vivir y de relacionarnos.

Pero también que disponemos de mecanismos de retorno a la armonía sin necesidad de intervenciones peligrosas que conduzcan a depender de por vida de ciertos fármacos.

Claves para lograr el necesario equilibrio

Podemos aprender a favorecer el equilibrio y a gestionar su recuperación considerando los múltiples aspectos implicados, como una alimentación adecuada, una mejor atención —física, mental y emocional-espiritual—, los ritmos de ejercicio y reposo, o de trabajo y descanso, y la dosificación de los momentos de soledad y de relaciones de pareja, familiares y sociales.

No son los únicos: la recuperación también depende de potenciar el ser frente al tener y prestar atención a los aspectos espirituales que nos ayuden a conectar con la dimensión trascendente, practicando el desapego material y emocional, la intuición, la liberación de los dogmas y autoritarismos, el cultivo de la creatividad y la coherencia entre nuestros pensamientos, sentimientos y actos.

Existen muchos enfoques que sobrepasan la mirada psiquiátrica académica y que, podríamos decir, van en dos direcciones: hacia abajo, cambiando la visión simplista dominante sobre los aspectos biológicos, y hacia arriba, abriéndose a lo trascendente.

…leer mas en: ECOPORTAL

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *