No existe ningún código naranja o rojo de alertamiento en cuanto a la sismicidad

No existe ningún código naranja o rojo de alertamiento en cuanto a la sismicidad

El tercer sismo se dio el 30 de enero a las cero horas con 49 minutos, con una magnitud de 5.3 grados en las costas de Guerrero, cercano a la comunidad de Coyuca.

CIUDAD DE MÉXICO.-“Es importante recordar que México es un país sísmico, pero los temblores no se pueden predecir y por tanto debemos estar preparados”, dijo Xyoli Pérez Campos, jefa del Servicio Sismológico Nacional del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Ante la serie de sismos ocurridos en el mes de enero en los estados de Michoacán, Guerrero y Oaxaca, la experta explicó que el primer incidente se dio el 5 de enero con un enjambre de sismos en el estado de Michoacán. Esto significa un conjunto de temblores ocurridos en un corto lapso de tiempo en una zona geográfica delimitada.

Hasta el día de hoy, el enjambre continúa y se han reportado más de mil 200 sismos. “Cabe mencionar que el Servicio Sismológico Nacional, junto con otras instituciones como es la Universidad de Colima, la Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo, el Centro de Geociencias y el Instituto de Ingeniería de la UNAM monitorean la actividad de la zona para tratar de explicar su origen y causa”.

El segundo incidente se dio el 16 de enero cuando se presentó un sismo de magnitud de 5.3 en las costas de Oaxaca, cercano a la ciudad de Ixtepec. “Llamamos a este sismo cortical, y se presenta en la placa donde estamos parados, es decir la placa de Norteamérica”. Hasta el momento ha reportado más de 400 réplicas.

De acuerdo con la jefa del SSN, se trata de un comportamiento normal para algunos movimientos telúricos. “Una secuencia de réplicas sí implica un sismo principal de cierta magnitud y los sismos subsecuentes serán de menores magnitudes, poco a poco disminuirán la frecuencia con la que ocurren”.

¿Cuánto durará esta secuencia? No lo sabemos, enfatizó Xyoli Pérez Campos. Puede durar algunos días e inclusive existen secuencias que duran meses o años. “Lo importante es informarse sobre su comportamiento”.

El tercer sismo se dio el 30 de enero a las cero horas con 49 minutos, con una magnitud de 5.3 grados en las costas de Guerrero, cercano a la comunidad de Coyuca.

Este temblor tiene un origen de subducción, que se da cuando las placas de Norteamérica y de Cocos tienen contacto. Tiene su propia secuencia de réplicas, no tan productiva como es el caso de Ixtepec, pero “vamos a ver cómo evoluciona”.

¿Existe nivel de alertamiento sísmico?

El territorio mexicano es muy amplio y se encuentra en un sitio muy complicado, donde existen diferentes tipos de fallas tectónicas y contactos con las placas.

“Esto abre la posibilidad de presentarse simultáneamente varias secuencias de sismos en diferentes partes de nuestro país, no es poco común que se presenten este tipo de eventos”.

No obstante, los sismos no se pueden predecir, por ello no existe ningún código naranja o rojo de alertamiento en cuanto a la sismicidad, explicó la investigadora universitaria.

Es importante informarse a través de fuentes confiables como es el SSN en la página www.ssn.unam.mx e ignorar rumores y notas falsas, dijo la entrevistada.

De hecho, en el SSN se han generado notas sobre el número de réplicas y un reporte especial que es actualizado diariamente información veraz.

Fuente: EL IMPARCIAL

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *