EN ESTA ALCALDÍA SE HABLA NÁHUATL Y ESTÁ LLENA DE TRADICIÓN AZTECA, CULTURA E HISTORIA

EN ESTA ALCALDÍA SE HABLA NÁHUATL Y ESTÁ LLENA DE TRADICIÓN AZTECA, CULTURA E HISTORIA

Esta Alcaldía posee un rico patrimonio cultural, histórico y una gran tradición de preservar y difundir la lengua náhuatl en la CDMX.

Conoce esta alcaldía verde que ha preservado sus tradiciones desde hace más de 500 años.

228 kilómetros cuadrados conforman la alcaldía de Milpa Alta. Es la segunda demarcación territorial más grande de la CDMX y una importante reserva ambiental en el centro del país. Asimismo, los doce pueblos que se encuentran en el territorio milpaltense se remontan a la época prehispánica.

En la década de los setenta se introdujo masivamente el cultivo del nopal, pilar de la economía milpaltense, y el 80% del nopal que se consume en México. y a la fecha, contiene a la comunidad indígena náhuatl más importante de la Ciudad de México y una parte de San Antonio Tecómitl forma parte del polígono declarado Patrimonio de la Humanidad por Unesco como parte de la zona chinampera del valle de México.

En esta Alcaldía, mucha gente habla náhuatl, utiliza la milpa, y cerca del 50% de su territorio es bosque y los sembradíos libres de pesticidas, regados por la lluvia y arados por caballos. Milpa Alta es la más verde y la menos poblada de la Ciudad.

San Pedro Atocpan es el primero de los 12 pueblos de Milpa Alta, a un mundo de distancia de la urbanidad de la Ciudad de México, donde los maestros dan clases gratis de náhuatl a miembros de la comunidad, con el fin de ayudar a preservar la lengua ancestral.

Las costumbres, tradiciones y cultura, han hecho de Milpa Alta un precioso sitio autosuficiente durante milenios. Los bosques todavía son el hogar de venados, conejos e incluso hongos alucinógenos. Muchos de milpaltenses están en el negocio del mole y la región produce 90% del mole consumido en la Ciudad de México.

Sus calles son escarpadas, el pulque es delicioso y la gastronomía popular preserva tradiciones mesoamericanas y prácticas antiguas como el temascal, festividades locales, bailes tradicionales, peregrinaciones religiosas, mayordomías, y grandes festines para la comunidad.

Aquí se escuchan a muchos ancianos hablar en náhuatl, a pesar del futuro incierto de la lengua, y que grupos de maestros y miembros de la comunidad se acercaron, sin éxito, al gobierno de la ciudad en la década de 1980 con la esperanza de que se ordenara la enseñanza del náhuatl en las escuelas públicas. En lugar de eso, los estudiantes aprender español como lengua nativa, el inglés, y a veces, francés o alemán para incrementar opciones de trabajo y educación.

En la Alcaldía, se busca rescatar, fomentar y divulgar la cultura; de ahí que en el pueblo de Santa Ana Tlacotenco, se esté construyendo una casa de cultura para que jóvenes de la delegación puedan contar con un espacio donde se difunda esta lengua.

Muchos habitantes forman grupos independientes para la divulgación del náhuatl, como el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, la Academia de la Lengua Náhuatl en Santa Ana Tlacotenco, Calpulli Nahui Ollin, Calpulli Tecalco, Calpulli Xaxahuenco, grupo Semillitas, Flor y Canto, por nombrar algunos.

Desde 2007 se incluyó la lengua indígena como materia optativa en las preparatorias dependientes del gobierno capitalino. La difusión del náhuatl también fue impulsada por diversos personajes que lo sacaron de las fronteras de México. Librado Silva, fue el primer traductor del Huehuetlatolli, un discurso en náhuatl de carácter moral y ético que data de 1530. El libro fue prologado por el historiador Miguel León Portilla y exportado a varios países.

También se han tradujo la poesía de Nezahualcóyotl al español, que se encuentra publicada en el libro Cantares mexicanos, editado por la Universidad Nacional Autónoma de México. El estudio del náhuatl llevó a Javier Galicia, uno de los grandes preservadores de y estudioso del náhuatl, a universidades de Canadá y Estados Unidos. En Harvard, fue conferencista sobre lenguas prehispánicas y permaneció en esa universidad como investigador.

La meta es lograr que el náhuatl se enseñe en la educación básica, para lo que Milpa Alta se prepara a través del Consejo de la Lengua y Cultura Náhuatl en Milpa Alta. “Milpa Alta es el único centro a nivel nacional que ha exportado nahuablantes de nuestra región… Dentro de los pueblos originarios de Milpa Alta podemos encontrar a gente que ha estado como investigadora en universidades nacionales y extranjeras, hay gente trabajando en Yale”, dice Javier Galicia sobre qué tan lejos han llegado.

El 44.8% de las personas que hablan náhuatl en la CDMX viven en Milpa Alta, de acuerdo con el estudio Población Hablante de Lengua Indígena. Es la Alcaldía que concentra el porcentaje más alto de habitantes nahuablantes; seguida por Xochimilco, La Magdalena Contreras, Tláhuac y Tlalpan.

Fuente: MX CITY

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *