Lila Downs le apuesta al intercambio cultural

Lila Downs le apuesta al intercambio cultural

Para la cantautora y antropóloga Lila Downs, los intercambios culturales son esa fuente de sensibilidad inagotable que tanto necesita el ser humano. «Yo siempre estoy buscando intercambios. Ahora vivo en Oaxaca y estoy intentando traer a grandes músicos como por ejemplo (el trompetista) Winton Marsalis.

«Con esto todo el mundo crece y tiene posibilidades de hacer intercambio, que nos hace crecer en todos los sentidos y es importante para la sensibilidad del ser humano», detalló. Desde que inició su carrera musical en la década de 1990, la oaxaqueña ha navegado entre diferentes estilos, desde la cumbia hasta el rock, pasando por boleros, pop o música en lenguas indígenas de México.

En su más reciente disco, Al Chile, la cantante se enfocó en reivindicar los derechos de los migrantes que llegan a EUA, con una mezcla de géneros que iban desde el corrido mexicano, la cumbia colombiana hasta la balada.

La también activista publicó una edición especial de su último álbum de estudio que incluye nuevos temas, el documental El Son del Chile Frito, además de un ´chilario´, ya que en el disco tiene una gran importancia la gastronomía mexicana

«Desde hace tiempo habíamos planeado hacer algo porque hicimos la película documental pero no sabíamos de qué manera planeaba la disquera sacarlo. Es una película interesante sobre el proceso de la música. Empezamos en Ciudad de México, luego fuimos a la región zapoteca del istmo (en Oaxaca) y luego al lugar donde vive mi madre (Tlaxiaco)», detalló.

Durante toda su carrera, Downs ha mostrado una gran conexión con sus raíces y un afán por, desde su postura, mantener viva la cultura de los pueblos indígenas y de diferentes regiones de su país. Además, conecta regularmente a músicos mexicanos de múltiples lugares -y también internacionales- para que aprendan los unos de los otros y puedan compartir conocimientos, sonidos y estilos.

«Estamos tratando de incorporar en nuestros eventos a bandas de niños y bailarines de diferentes comunidades cuando vamos a algún lugar en México. También apoyamos a un café donde vienen a tocar músicos del folclor y de fusión, los apoyamos para que empiecen con sus proyectos», puntualizó. (Con información de Agencias)

*En edición deluxe

La nueva edición de su álbum está llena de sorpresas; entre ellas el documental: El Son del Chile Frito, en el que Lila nos lleva de la mano a través de la tierra que más venera y respeta, Oaxaca. Además se incluyeron las canciones Cariñito (Mexican Institute of Sound Mix) junto a Panteón Rococó, la reinterpretación en español de Dear Someone junto a Norah Jones; entre otros materiales.

Fuente: EL HORIZONTE

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *