Sueños frustrados: recortes dejan en el abandono a mujeres indígenas en QRoo

Sueños frustrados: recortes dejan en el abandono a mujeres indígenas en QRoo

Desde 2007, la CAMI ha trabajado en diferentes comunidades de la zona maya

La Jornada Maya – Playa del Carmen, Quintana Roo.- Cobijadas bajo el nombre de María Uicab, sacerdotisa que defendió a los mayas en la Guerra de Castas, un grupo de mujeres sigue sus pasos en la defensa de su etnia, pero enfocadas en uno de los sectores más desprotegidos: las mujeres.

“Hay hermanas que vienen aquí en busca de apoyo. Recibimos todo tipo de solicitudes, desde asesoría jurídica, denuncias por maltrato, hasta enseñarles un oficio para que se incorporen a la economía”, destaca Maritza Yeh Chan, coordinadora nacional de mujeres indígenas y de la Casa de la Mujer Indígena (CAMI) en Quintana Roo, de reciente apertura.

Maritza y sus compañeras llevan años luchando porque el sistema reconozca y apoye a las mujeres mayas; con mucho esfuerzo lograron crear la casa de la mujer, ubicada en Felipe Carrillo Puerto, dependiente del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (Inpi). Pero lo que parecía un logro se ha convertido en una gran decepción: como parte de la reducción de los presupuestos federales, les dijeron que el INPI ya no financiará las casas de la mujer, dejando sin recursos a las 35 que existen en el país y que en 2019 atendieron a 24 mil féminas.

“Nos hemos organizado para hacer actividades en pro de la defensa de los derechos de las mujeres, niñas y jóvenes indígenas, ofrecemos talleres, pláticas, actividades con niños y jóvenes sobre el medio ambiente sobre varias temáticas pero nos enfocamos más en la salud reproductiva, violencia de género, derechos humanos y salud integral, donde entra la parte de la medicina tradicional y la partería”, explica.

Como colectivo trabajan desde 2007 en diferentes comunidades de la zona maya, sin recursos de alguna institución u organización: “En 2019 entramos a concursar en el proyecto de las CAMI, es un sueño desde 2007 que hemos venido construyendo por etapas; nos aprueban el proyecto pero en mayo de este año se anunció la cancelación del presupuesto asignado a las CAMIs en 2020”.

Destaca que fue un proyecto que nació de la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas y luego se pasó al Inpi.

Las casas son importantes por “la realidad que vivimos en temas de violencia de género, tierra, territorio y orden, entre otras temáticas. Trabajamos desde lo local por un cambio en la calidad de vida de las mujeres mayas”, señaló.

Han buscado acercamientos con la federación para negociar estos recortes y aún esperan respuesta. Hace unos días, la Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas se pronunció para exigir la aprobación inmediata del punto de acuerdo inscrito por las diputadas federales Wendy Briceño Zuloaga, Rocío Villaráuz Martínez y Martha Dekker, a fin de reintegrar el presupuesto reducido al Inpi, específicamente el contemplado en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio Fiscal 2020, en el anexo 13, Erogaciones para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, del rubro 47, Entidades no sectorizadas del Programa de derechos indígenas.

Falta sororidad

La mujer maya enfrenta un sinnúmero de problemas, destaca Maritza Yeh, pero algo que lastima es la falta de solidaridad entre las mismas mujeres. “Aún se piensa el ¿por qué ella sí y yo no? ¿Por qué si a mi me pega mi marido y me callo ella va a quejarse?, pues es normal que a todas nos peguen”.

…leer mas en: La Jornada Maya

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *