Economía y renovables, sentencian el fin de la era del carbón

Economía y renovables, sentencian el fin de la era del carbón

Un argumento comúnmente citado a favor de quemar carbón para generar electricidad dice que es una forma barata y efectiva de hacerlo. Sin embargo, eso ya no es cierto.

Un tercio de las plantas de carbón del planeta ya son más costosas de operar que construir nuevas fuentes de energía renovables, junto con soluciones mejoradas de almacenamiento de baterías. Eso es según un equipo de expertos que ha publicado un informe sobre los crecientes costos de la energía a base de carbón en comparación con las energías renovables.

En cinco años, explican, ya que los precios de las energías renovables continuarán cayendo, hasta un 73% de la flota de carbón del planeta será más costosa que las energías renovables recién instaladas. «Reemplazar a toda la flota de plantas mundiales de carbón con energía limpia más almacenamiento de batería podría lograrse con un ahorro anual neto ya en 2022», escriben los expertos en energía del Instituto Rocky Mountain.

«El rápido descenso de los costos de las energías renovables lleva los ahorros anuales netos a $ 105 mil millones en 2025», agregan. «Todo esto es antes de considerar los graves efectos sobre la salud, el clima y el medio ambiente del carbón, o tener en cuenta los beneficios sociales y ambientales de reducir los contaminantes».

Una rápida eliminación gradual de la generación de energía a carbón con una transición simultánea a las energías renovables está «a nuestro alcance», enfatiza Paul Bodnar, director gerente del grupo de expertos con sede en Estados Unidos.

«La energía del carbón se enfrenta rápidamente a la obsolescencia económica, independientemente de las políticas de precios del carbono y de contaminación del aire», dice Matt Gray, director gerente de la Iniciativa Carbon Tracker, una organización sin fines de lucro con sede en el Reino Unido. «Cerrar la capacidad de carbón y reemplazarla con alternativas de menor costo no solo ahorrará dinero a los consumidores y contribuyentes, sino que también podría desempeñar un papel importante en la próxima recuperación económica».

Las energías renovables están ganando terreno rápidamente con el carbón en muchos países desarrollados, incluido Estados Unidos. Este es especialmente el caso en este momento, ya que la pandemia de Covid-19 ha reducido la demanda general de electricidad, pero la producción de energía solar y eólica continúa a buen ritmo.

«Con la energía eólica y solar, una vez que ha configurado la granja solar o el molino de viento, el costo incremental de ejecutarlos es prácticamente nulo», dice Toby Shea, un oficial de crédito senior de la agencia de calificación Moody’s Investors Service. “Por otro lado, el costo del combustible asociado con la generación a carbón o gas es significativo. Entonces, cuando el pastel de demanda se reduzca, el carbón y el gas retrocederán, pero la energía solar y la eólica seguirán funcionando”.

Fuente: ECOPORTAL

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *