Diana Trujillo, la directora del aterrizaje en Marte: llegó a EE.UU. con 17 años, 300 dólares y sin saber inglés

Diana Trujillo, la directora del aterrizaje en Marte: llegó a EE.UU. con 17 años, 300 dólares y sin saber inglés

Ha sido la encargada de dirigir el vuelo de Marte 2020, que culminó este jueves con el aterrizaje del robot ‘Perseverance’

La colombiana Diana Trujillo, de 40 años, fue la encargada de dirigir este jueves el vuelo de Marte 2020, que culminó con el aterrizaje del robot Perseverance sobre superficie del planeta rojo. Un sueño cumplido, pero con un historia detrás de superación persistente hasta llegar hacia lo más alto.

En un principio nada fue fácil. De hecho, llegó a Estados Unidos con tan solo 17 años, 300 dólares y sin saber hablar inglés, después de abandonar su país para encontrar un futuro mejor para ella y su madre recién separada.

Empezó trabajando limpiando casas y en una panadería durante tres años para pagarse cursos de inglés
Trujillo empezó ganándose la vida trabajando limpiando casas y en una panadería, durante tres años para poder pagarse sus cursos de inglés. Hasta que empezó a pensar que ya era el momento de buscar una carrera para empezar sus estudios.

En una entrevista en el medio colombiano El Espectador de 2020, Trujillo afirmó que entonces sabía que «ya era hora de elegir una carrera», pero que «no sabia muy bien qué estudiar». «Sentía que no avanzaba», recuerda. Hasta que un día se encontró una revista en la Universidad de Florida donde constaba la lista de todas la mujeres que habían sido astronautas. Asegura que pudo «ver que habían otras mujeres de otros países, con otras lenguas» y se decantó por hacer ingeniería aeroespacial.

Una profesion que eligió por su amor a las matemáticas

En los últimos años de colegio no tenia claro que estudiar, aunque tenía un amor especial por las matemáticas. Los prejuicios de la época, hicieron que tardara más de la cuenta en decidirse y dar el paso.

«Se notaba la diferencia entre las carreras escogidas por los hombres y por las mujeres. Ellos soñaban con estudiar alguna ingeniería, mientras que ellas se impulsaban más por el lado artístico», recuerda de su paso por la escuela.

Además, explica que «me hice más amigo de niños que de niñas y es interesante porque ahora de adulta cuando hablo con mis colegas mujeres es la misma cosa para ellas y es triste, porque no es que seamos distintas o aprendemos diferente».

Durante su carrera fue seleccionada para ser parte del programa de la Academia de la Nasa, mientras siguió sus estudios en la Universidad de Maryland para desempeñarse como gerente de operaciones de la academia en el departamento de educación de la NASA.

En 2007 fue la única latina en alcanzar un puesto ese año en la agencia. Un momento crucial en su carrera ya que en ese momento estaba en una situación donde no tenia trabajo y se lo jugaba todo a una carta.

Empezó en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL), donde construyen la mayoría de las naves especiales no tripuladas. Más tarde, se incorporó al equipo del brazo robótico de la misión Curiosity, que tenía como objetivo principal determinar si existió vida alguna vez en Marte. Ya en 2014 pasó a ser jefa de esa misión y, finalmente, ocupó su actual cargo.

Trujillo explica que el objetivo es encontrar mujeres que están en la universidad y que quieren trabajar en el espacio, pero que «no gozan de las misma posibilidades porque somos heredas de la discriminación, porque hay gente que aún piensa que las mujeres no son capaces o no saben hacer bien las cosas».

Por eso, la organización trata de aconsejar a las empresas de las capacidades y la preparación de todas ellas para que puedan cumplir sus sueños profesionales, como hizo ella en su momento.

Fuente: LA VANGUARDIA

Moises Montes

Administrador del portal http://peninsulaapeninsula.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *