Bio 4 – POR UNA VIDA EN PLENITUD

CONGRUENCIA – Un intestino de emociones

Creíamos que las emociones se reflejaban en nuestro corazón y en nuestras vísceras, después supimos que eran una serie de reacciones bioquímicas provocadas en nuestro cerebro…

pap Bio4-1b

Informes:

pap whatsapp+52 1 999 129 6438

 

pap whatsapp+52 1 999 138 1548

 

pap whatsapp+52 1 999 198 0140

 

pap email-iconcooperativapap@gmail.com

 

 

 …Sin embargo en la actualidad estamos regresando a observar y estudiar ese órgano extenso y algunas veces poco valorado que es el intestino, lo estamos reconociendo como un intestino de emociones ya que ahí sentimos y también somatizamos el coraje, la emoción, el miedo, el estrés, etc. No estamos muy lejos de la realidad cuando decimos que sentimos “maripositas en el estómago” o ” una patada en el hígado”, es real, las emociones las percibimos en el abdomen, nuestro intestino sufre una alteración en el movimiento debido a una secreción de sustancias vasoconstrictoras, pero cuando tenemos emociones mantenidas vamos alterando estas secreciones y este movimiento de una forma lenta, lo que primero se ve afectado es nuestra función intestinal predisponiéndonos a diferentes patologías como el síndrome de colon irritable, colitis, estreñimiento, constipación, etc. Pero no sólo es lo que sentimos, sino que también tiene una memoria y puede llegar a ser autónomo ya que es generador de reacciones nerviosas a través de una producción de sustancias neurotransmisoras. En la actualidad se tienen ubicados más de 30 neurotransmisores diferentes producidos a nivel intestinal, lo que hace al intestino un vasto almacén de sustancias que puede llegar a ser tan importante como el cerebro. Por lo que si este sistema está descompensado, el intestino es capaz de llegar a sufrir sus propias psiconeurosis.

PAP bIO4 PropoeleoPAP bIO4 Propoeleo b

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *